Picture Yourself

El mundo como me gusta, como lo imagino, como lo disfruto, como me veo en él…

Strawberry Fields septiembre 17, 2010

Disfrutar, quizá no sea un verbo vital… pero es un verbo necesario para vivir feliz. Esa habilidad para dejar a un lado las preocupaciones, para tomarse un momento y simplemente gozar, es algo con la que todos los seres humanos deberíamos de contar.

Disfrutar de los colores que nos regala la naturaleza, del olor del café por las mañanas, de la brisa cuando vamos a la playa, de la risa de un niño, de los ojos de sueño de quien está a nuestro lado, de los brincos del perro al recibirnos, del cuidar de alguien más… del hacer feliz a alguien… simplemente disfrutar.

Enseñémos a los demás a disfrutar, a encontrar su “strawberry field” que les haga tomarse un momento y disfrutar de algo sin preocupaciones. Aunque sea por unos minutos, no habrá nadie que considere que no valieron la pena.

Además, casi siempre después de un momento de disfrute viene una gran idea, una fuente de inspiración, una energía positiva, una gran sonrisa… algo bueno casi el 100% de las veces!

 

Oh, I believe in yesterday agosto 20, 2010

Creo que, de entre todas las épocas de la historia que me hicieron estudiar durante la primaria y secundaria, el período de las haciendas en Yucatán, es uno de mis favoritos. Solo de pensar que ésta imagen podría tomar vida, que los “trucks” podrían estar llenos de hojas de henequén camino a ser procesadas, que los colores de las paredes lucirían más vivos, más completos, que el agua fluiría por los bebederos, que las casas de máquinas estarían trabajando…

Tenemos tanto que aprender de esa época… en la que ya existían algunas máquinas que facilitaban el trabajo pero que aún no sustituían al hombre, en la que aún era posible ver las estrellas por la noche pues no existía el alumbrado público… aquella época en la que ser herrero, carpintero, alfarero, jardinero o pintor era un trabajo honorable y bien pagado… aquella época en la que se disfrutaba más de lo que nos rodea.

Creo que lo que nos gusta a todos de las haciendas es, entre otras cosas, lo agradable que es a la vista, la gama de colores que nos ofrece, los contrastes entre el rojo de las paredes y el verde del pasto, los azules y amarillos… sin embargo me pregunto… ¿porqué si esos colores nos motivan y nos inspiran, nos hacen reflexionar, no somos capaces de percibirlos en nuestro día a día? ¿porque no le damos ese color a nuestra vida actual? Quizá porque no tendríamos tiempo de apreciarla, las prisas, el trabajo y el estrés no nos lo permite.

Por eso.. no se a ustedes pero a mí, a veces me gustaría que las cosas fueran como eran antes… aunque sea por un día, para tener una probadita. Bueno, pero como no se puede todo en esta vida, entonces a disfrutar de lo que nos tocó vivir, sin dejar de reflexionar y de buscar momentos para apreciar lo que nos rodea. Pintemos “tipo hacienda” nuestro día a día. ¡A darle!