Picture Yourself

El mundo como me gusta, como lo imagino, como lo disfruto, como me veo en él…

Not a second chance octubre 9, 2010

Hoy me dio por pensar que la vida es como el fuego. Empieza en un instante, muchas veces sin que nos demos cuenta. Se expande demasiado rápido, sobretodo cuando hay por donde hacerlo. Y si además se estimula su desarrollo, son pocas cosas las que lo pueden detener. Y sin embargo crece y crece, se hace más bonito, toma figuras hermosas, da calor y luego, sin darnos cuenta, va perdiendo fuerza, va dejando de tener de donde crecer y comienza a desvanecerse. Y así, poco a poco, hasta que solo quedan cenizas. Cenizas que hablan mucho del tipo de fuego que existió.

Y como ese fuego, que deja escrito en cenizas lo que fue, nosotros dejaremos escrito de diferentes formas lo que fuimos. ¿Qué huella estás dejando tu? ¿Estás viviendo la vida como quisieras vivirla? Más importante aún… ¿la estás disfrutando?

No te dejes llevar por los malos momentos, por muy trillada que la sea la frase “solo se vive una vez”, es cierta. ¿Qué esperas para hacer de tu vida, tu única vida, lo mejor que se pueda hacer de ella?

Si te esperas mucho para hacer las cosas que deseas, probablemente cuando las quieras hacer, el tiempo ya no te alcance; el fuego ya se esté apagando. No te agobies, aventúrate. Cuando vayas a dar un gran paso, prepárate solo lo suficiente, no pongas en riesgo el tiempo que tendrás después de darlo.  No titubees. Que las cosas simples de la vida como el dinero, las rutinas, las cosas materiales o el qué dirán no te detengan. Haz lo que piensas. Se tu mismo. Acepta los retos. Aprende a perder y a avivar el fuego cuando sea necesario. Pon tu máximo esfuerzo. Comparte tus logros, tus luchas, tus fracasos y tus intentos con esa persona a la que amas. Pero sobretodo, disfruta cada momento, trata, por lo menos trata, de mantener el buen humor el mayor tiempo que sea necesario. Quizá ya lo hayas escuchado antes, pero el secreto es: la actitud. El Querer. Que nada ni nadie te quite nunca la actitud positiva; esa es nuestra gasolina y lo mejor, es la gasolina que se comparte, que nos sirve para mantener vivos otros fuegos.

 

Little Child septiembre 20, 2010

Filed under: Escenario,Naturaleza — vanedelpech @ 6:44 PM
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ésta imagen es para mi una remembranza de mi niñez. Cuando encontré ésta foto entre mis archivos la primera sensación que tuve fue de dicha. Me sentí dichosa porque ese pequeño niño, jugando con la arena a la orilla de la playa en un atardecer cualquiera pude haber sido yo hace ya bastantes años. Me sentí dichosa por haber tenido miles de oportunidades para poner en práctica mis habilidades de “construcción” con arena, por haber podido pasar horas, días e incluso veranos enteros junto al mar, por haber tenido la oportunidad de escuchar su sonido directamente, porque muchas veces pude abrir los ojos en la mañana y ver ese inmenso y hermoso mar a tan solo unos metros de distancia. Pude disfrutar de la brisa, pescar, salir a “atrapar” jaibas, jugar marco-polo, inflar peces sapo, recolectar conchitas y hacer collares con ellas, “empanizarme” de arena, etc. ¿Cómo no sentirme dichosa al recordar tantos momentos?

Y lo mejor de todo, y lo que me hace sentir más dichosa, es que aún tengo el mar a pocos minutos, aún puedo hacer repetir esos momentos y aún puedo soñar con que mis hijos algún día puedan disfrutarlo tanto como yo.

Ojalá cada vez más niños tengan oportunidad de ver, sentir, escuchar y disfrutar el mar como lo hice yo. Que la codicia, la propiedad privada, las leyes y las distancias no sean obstáculos que les priven de este regalo que nos da la madre naturaleza.

 

Strawberry Fields septiembre 17, 2010

Disfrutar, quizá no sea un verbo vital… pero es un verbo necesario para vivir feliz. Esa habilidad para dejar a un lado las preocupaciones, para tomarse un momento y simplemente gozar, es algo con la que todos los seres humanos deberíamos de contar.

Disfrutar de los colores que nos regala la naturaleza, del olor del café por las mañanas, de la brisa cuando vamos a la playa, de la risa de un niño, de los ojos de sueño de quien está a nuestro lado, de los brincos del perro al recibirnos, del cuidar de alguien más… del hacer feliz a alguien… simplemente disfrutar.

Enseñémos a los demás a disfrutar, a encontrar su “strawberry field” que les haga tomarse un momento y disfrutar de algo sin preocupaciones. Aunque sea por unos minutos, no habrá nadie que considere que no valieron la pena.

Además, casi siempre después de un momento de disfrute viene una gran idea, una fuente de inspiración, una energía positiva, una gran sonrisa… algo bueno casi el 100% de las veces!

 

He’s so hard to see agosto 20, 2010

Filed under: Animales,Macro,Naturaleza — vanedelpech @ 10:44 PM
Tags: , , , , ,

Este grillo no solo no me dejó dormir siesta, sino que además me despertó varias veces. Tomarle la foto fue de lo más complicado… ¿Cómo algo tan pequeño puede producir un sonido tan fuerte y a la vez tener suficiente agilidad como para tenerme persiguiéndolo por más de una hora?

De nuevo, me sorprende la naturaleza… es tan perfecta, tan variada, tan diferente, tan magnífica…

Este animalito es más pequeño que mi dedo meñique, es verde para perderse entre las hojas, tiene alas para ayudarse a brincar y huir de sus depredadores o de fotógrafas molestosas, tiene unas antenas que le avisan cuando se acerca alguien para ponerse alerta y dejar de emitir su música, tiene unas patas que al frotarlas producen un sonido tan amplificado como un grito de un niño… y que además, atrae a sus amigas del sexo opuesto… Con todo esto, ¡no me extraña que Walt Disney lo haya transformado en la conciencia de Pinocho!

 

Oh, I believe in yesterday

Creo que, de entre todas las épocas de la historia que me hicieron estudiar durante la primaria y secundaria, el período de las haciendas en Yucatán, es uno de mis favoritos. Solo de pensar que ésta imagen podría tomar vida, que los “trucks” podrían estar llenos de hojas de henequén camino a ser procesadas, que los colores de las paredes lucirían más vivos, más completos, que el agua fluiría por los bebederos, que las casas de máquinas estarían trabajando…

Tenemos tanto que aprender de esa época… en la que ya existían algunas máquinas que facilitaban el trabajo pero que aún no sustituían al hombre, en la que aún era posible ver las estrellas por la noche pues no existía el alumbrado público… aquella época en la que ser herrero, carpintero, alfarero, jardinero o pintor era un trabajo honorable y bien pagado… aquella época en la que se disfrutaba más de lo que nos rodea.

Creo que lo que nos gusta a todos de las haciendas es, entre otras cosas, lo agradable que es a la vista, la gama de colores que nos ofrece, los contrastes entre el rojo de las paredes y el verde del pasto, los azules y amarillos… sin embargo me pregunto… ¿porqué si esos colores nos motivan y nos inspiran, nos hacen reflexionar, no somos capaces de percibirlos en nuestro día a día? ¿porque no le damos ese color a nuestra vida actual? Quizá porque no tendríamos tiempo de apreciarla, las prisas, el trabajo y el estrés no nos lo permite.

Por eso.. no se a ustedes pero a mí, a veces me gustaría que las cosas fueran como eran antes… aunque sea por un día, para tener una probadita. Bueno, pero como no se puede todo en esta vida, entonces a disfrutar de lo que nos tocó vivir, sin dejar de reflexionar y de buscar momentos para apreciar lo que nos rodea. Pintemos “tipo hacienda” nuestro día a día. ¡A darle!

 

Marmalade Skies julio 28, 2010

Filed under: Naturaleza — vanedelpech @ 7:13 PM
Tags: , , , , , , ,

A veces, con las prisas del día a día, se nos olvida contemplar y disfrutar las cosas simples de la vida. Como el cielo, por ejemplo. Está ahí siempre pero cambia todo el tiempo. Y muchas veces, ni siquiera lo notamos. Los niños constantemente miran hacia arriba y se maravillan de lo que encuentran… ¡Mira! ¡Un avión!, ¡Wow! ¡Esa nube parece un dinosaurio!, Oye papá, ¿en qué parte del cielo vive mi abuelito?, Mami ¿a dónde van las nubes cuando se deshacen?… Conforme crecemos y nos acostumbramos a ese manto azul/blanco/gris que nos rodea, dejamos de observarlo y de maravillarnos de su existencia. Se nos olvida que, muchas veces, puede ese simple cielo ser algo que nos relaje, que nos entretenga, que nos distraiga, que nos de un tema de conversación… hay nubes, estrellas, arcoiris, colores, amaneceres, atardeceres, el sol, la luna…. todo, con solo mirar hacia arriba.