Picture Yourself

El mundo como me gusta, como lo imagino, como lo disfruto, como me veo en él…

Little Child septiembre 20, 2010

Filed under: Escenario,Naturaleza — vanedelpech @ 6:44 PM
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ésta imagen es para mi una remembranza de mi niñez. Cuando encontré ésta foto entre mis archivos la primera sensación que tuve fue de dicha. Me sentí dichosa porque ese pequeño niño, jugando con la arena a la orilla de la playa en un atardecer cualquiera pude haber sido yo hace ya bastantes años. Me sentí dichosa por haber tenido miles de oportunidades para poner en práctica mis habilidades de “construcción” con arena, por haber podido pasar horas, días e incluso veranos enteros junto al mar, por haber tenido la oportunidad de escuchar su sonido directamente, porque muchas veces pude abrir los ojos en la mañana y ver ese inmenso y hermoso mar a tan solo unos metros de distancia. Pude disfrutar de la brisa, pescar, salir a “atrapar” jaibas, jugar marco-polo, inflar peces sapo, recolectar conchitas y hacer collares con ellas, “empanizarme” de arena, etc. ¿Cómo no sentirme dichosa al recordar tantos momentos?

Y lo mejor de todo, y lo que me hace sentir más dichosa, es que aún tengo el mar a pocos minutos, aún puedo hacer repetir esos momentos y aún puedo soñar con que mis hijos algún día puedan disfrutarlo tanto como yo.

Ojalá cada vez más niños tengan oportunidad de ver, sentir, escuchar y disfrutar el mar como lo hice yo. Que la codicia, la propiedad privada, las leyes y las distancias no sean obstáculos que les priven de este regalo que nos da la madre naturaleza.

Anuncios
 

Oh, I believe in yesterday agosto 20, 2010

Creo que, de entre todas las épocas de la historia que me hicieron estudiar durante la primaria y secundaria, el período de las haciendas en Yucatán, es uno de mis favoritos. Solo de pensar que ésta imagen podría tomar vida, que los “trucks” podrían estar llenos de hojas de henequén camino a ser procesadas, que los colores de las paredes lucirían más vivos, más completos, que el agua fluiría por los bebederos, que las casas de máquinas estarían trabajando…

Tenemos tanto que aprender de esa época… en la que ya existían algunas máquinas que facilitaban el trabajo pero que aún no sustituían al hombre, en la que aún era posible ver las estrellas por la noche pues no existía el alumbrado público… aquella época en la que ser herrero, carpintero, alfarero, jardinero o pintor era un trabajo honorable y bien pagado… aquella época en la que se disfrutaba más de lo que nos rodea.

Creo que lo que nos gusta a todos de las haciendas es, entre otras cosas, lo agradable que es a la vista, la gama de colores que nos ofrece, los contrastes entre el rojo de las paredes y el verde del pasto, los azules y amarillos… sin embargo me pregunto… ¿porqué si esos colores nos motivan y nos inspiran, nos hacen reflexionar, no somos capaces de percibirlos en nuestro día a día? ¿porque no le damos ese color a nuestra vida actual? Quizá porque no tendríamos tiempo de apreciarla, las prisas, el trabajo y el estrés no nos lo permite.

Por eso.. no se a ustedes pero a mí, a veces me gustaría que las cosas fueran como eran antes… aunque sea por un día, para tener una probadita. Bueno, pero como no se puede todo en esta vida, entonces a disfrutar de lo que nos tocó vivir, sin dejar de reflexionar y de buscar momentos para apreciar lo que nos rodea. Pintemos “tipo hacienda” nuestro día a día. ¡A darle!